Parte I Parte II Parte III Parte IV

En nuestra vida diaria, estamos rodeados por un número infinito de colores. No damos importancia al color pero éste juega un amplio abanico de papeles en nuestras vidas: no sólo influye en nuestros gustos en alimentos y otros tipos de compras; el color de la cara de una persona también puede indicarnos el estado de salud de esa persona. Aunque los colores nos afectan mucho y su importancia es creciente, nuestro conocimiento del color y de su control es a menudo escaso, lo que conduce a una gran cantidad de problemas a la hora de decidir el color de un producto o en las transacciones comerciales que incluyen color. Como el juicio se hace frecuentemente de acuerdo con la impresión o la experiencia personal, es imposible controlar el color de forma precisa utilizando estándares comunes y uniformes. ¿Existe un modo en el que podamos expresar un color dado* de una forma precisa, describir dicho color a otra persona y hacer que esa persona reproduzca correctamente el color que percibimos? ¿Cómo puede llevarse a cabo una comunicación fluida del color entre todos los campos de la industria y de la investigación? Claramente, necesitamos más información y conocimientos sobre el color.

* En este folleto, el color se utilizará como relativo al color de un objeto.

(C) Copyright KONICA MINOLTA SENSING, INC. Reservados todos los derechos.